11 Dinámicas de estudio para estudiantes de Medicina

Con la llegada del confinamiento y del estudio a distancia, hemos tenido que reinventar nuestra manera de estudiar. Pero, ¿Cómo estudiar de forma efectiva y entretenida en casa, sin morir en el intento? Aquí os traemos 11 dinámicas para obtener un buen rendimiento y además, disfrutar durante el proceso.
Artículo modificado el

John Dunlosky, profesor de la Universidad de Kent (Inglaterra), en el artículo Improving Students’ Learning With Effective Learning Techniques: Promising Directions From Cognitive and Educational Psychology (2013) afirma que las técnicas que peor funcionan a la hora de estudiar son: subrayar, resumir, releer y el uso de imágenesSegún él, estas técnicas estarían limitadas a materias y estudiantes concretos. Por ello, os traemos dinámicas un poco más novedosas (además de videos y apps) que seguro os resultan útiles. ¡Ponte a prueba con ellas!

 

"Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender es peligroso".

- Confucio -

 

1. Diseña un plan de estudios

Organizar bien el estudio es casi tan importante como estudiar. Nuria Vallejo, pedagoga especializada en elearning y TIC, recomienda que un buen plan de estudios debe incluir lo siguiente:

  • Fechas de los exámenes
  • Día y hora en que estudiarás cada asignatura (y cada tema)
  • Horas de descanso especificadas (momento y duración)

 

Te recomendamos que, a la hora de organizarte, optes por la anticipación, la planificación y la flexibilidad (no pasa nada si haces algún cambio de última hora; eso sí, ¡anótalo todo!).

 

"Si eres flexible te mantendrás recto".

- Tao Te Ching -

 

Lo importante es que distribuyas de forma estratégica tu tiempo (si anotas tu plan de estudios en alguna app o libreta, mejor). AulaPlaneta propone 5 aplicaciones para planificar las tareas y estudiar mejor, entre las que se encuentran Evernote o MyHomework.

Si buscas apps específicas de Medicina, no te pierdas Las mejores apps para médicos y estudiantes de Medicina que proponen en el blog de ProMIR. En el artículo se enumeran apps generales de Medicina, otras para estudiantes y opositores MIR, otras para profesionales y finalmente apps especializadas por temáticas. Aunque te recordamos que Mirial también te sirve para estudiar el examen MIR 2021. 😉

 

Mirial, el juego MIR

Descárgate Mirial y responde más de 3.000 preguntas del Examen MIR

2. Estudia de forma práctica

En el libro Make It Stick, elaborado por investigadores de la Universidad de Kent y de Harvard, sus autores afirman que sustituir la lectura (y relectura) de los apuntes por la práctica puede beneficiar mucho el aprendizaje. ¿Cómo estudiar medicina de forma práctica? Os dejamos dos ideas clave:

  • Realizando ejercicios y cuestionarios. En Mirial encontrarás más de 3.000 preguntas del examen MIR.
  • Resolviendo casos clínicos (problemas y actividades prácticas).
  • Utilizando el dibujo para representar las ideas.

Según los expertos, este método permite asentar mejor los conocimientos y que éstos perduren más a largo plazo, ya que nos permite conectar el conocimiento con su utilidad real.

Fernando Fernández, coach de Lectura Ágil, una técnica de estudio para aprender de forma más eficaz, nos propone en un vídeo 4 sencillas técnicas para memorizar mejor, entre las que incluye ir apartando el material mientras estudiamos y pronunciar en voz alta lo que vamos aprendiendo con nuestras propias palabras. 

 

"Cuéntame y olvido. Enséñame y recuerdo. Involúcrame y aprendo".

- Benjamin Franklin -

3. Utiliza técnicas mnemónicas

Las técnicas mnemónicas (¡que no mnemotécnicas!), sugeridas en el blog de Lectura Fácil, consisten en crear palabras clave e imágenes mentales (a veces inverosímiles) para asociarlas con un concepto o idea concreta. Éstas pueden resultar muy útiles para memorizar, y evidencian la gran plasticidad de nuestro cerebro. Sin embargo, aunque son fáciles de utilizar, requieren práctica.

Un ejemplo de su uso sería: si queremos recordar la palabra "pediatría", asociarla mentalmente con "PDT". Por otro lado, en listas largas podemos optar por relacionar mentalmente cada palabra con una imagen inverosímil. Por ejemplo, en una lista con los antipsicóticos de primera generación, podríamos relacionar cada uno de ellos con las siguientes imágenes “imposibles” o extrañas:

  • Haloperidol: un mono haciendo "ale-hop".
  • Clorpromacina: una piscina llena de cloro y manzanas
  • Molindona: un molino a toda velocidad.
  • Pimozida: una pomada con sabor a galletas "Pim".

 

4.Tómatelo como un reto

¿Alguna vez has oído decir que cuanto más fácil es el contenido a estudiar, más sencillo es su aprendizaje? Pues bien, resulta que es un falso mito. En el libro Make It Stick ya mencionado, los investigadores proponen aumentar el nivel del contenido y añadir dificultades al mismo a fin de potenciar el esfuerzo del alumno.

Por ejemplo, podemos probar con responder preguntas del examen MIR en Mirial cada vez más difíciles, así como realizar ejercicios prácticos o casos clínicos incrementando su dificultad. A través de esto se consigue un aprendizaje más potente y una mayor facilidad para la integración del conocimiento y para su puesta en práctica.

 

Imagen: Jan Vašek en Pixabay 

 

"Siempre estoy haciendo lo que no puedo hacer para poder aprender cómo hacerlo".

- Pablo Picasso -

5. Combina asignaturas (y conceptos)

Aunque pueda parecer caótico combinar asignaturas, según los expertos, no lo es (¡al contrario!). Así, combinar el estudio de varias de ellas puede ayudarnos a ir más allá de la memorización y a conseguir una mayor profundización en el estudio. Otra ventaja de combinar materias es que nos proporciona la capacidad para diferenciar mejor los problemas y para encontrar soluciones de forma más ágil.

Esta técnica también la recomienda Fernando Fernández, coach de Lectura ágil, quien la define como el estudio de dos o más temas relacionados o que se pueden complementar entre sí. Por ejemplo, podemos combinar el estudio de pediatría y ginecología, relacionando conceptos de ambas especialidades.

 

6. No olvides los descansos

A la hora de aprender, estudiar es tan importante como descansar. Los investigadores de Harvard y Kent recomiendan espaciar las sesiones de estudio de la misma materia justo cuando sentimos que empezamos a olvidarla; ¿por qué? Porque así deberemos esforzarnos más para recordar lo aprendido después del descanso, lo que permite una mayor fijación de los conocimientos.

Diario de un MIR nos deja este vídeo con 10 consejos para tener más energía estudiando Medicina, como por ejemplo a través de obtener una temperatura concreta y adecuada a fin de descansar mejor. 

 

7. Prueba con el método Pomodoro

El método del pomodoro, ideado por el italiano Francesco Cirillo, consiste en realizar períodos de trabajo de 20-25 minutos sin distracciones y después descansos de 5 minutos. La técnica se compone de los siguientes pasos:

  • Decidir la tarea que vamos a realizar
  • Poner el pomodoro (un reloj o un cronómetro) a 20-25 minutos
  • Trabajar en la tarea de forma intensiva hasta que suene el reloj (anotar una X en un papel)
  • Descansar 5 minutos
  • Cada cuatro “pomodoros”, tomar un descanso más largo (15-20 minutos), anotando las veces que hemos tentado a distraernos

 

Laura Martín, de EducaLive, explica el método del Pomodoro en un vídeo, donde recomienda hacer una actividad bastante mecánica durante los primeros 20 minutos, como subrayar apuntes, hacer ejercicios o elaborar un resumen o esquema. 

 

 

8. Crea historias y canciones

Hay personas que memorizan mucho mejor los contenidos si los cantan. Así, puedes probar de hacer tú una canción o melodía con algunos apuntes. También puedes probar a crear alguna historia con las ideas que debas aprender, ya que la memoria es mucho más potente cuando los elementos están enlazados de alguna manera que cuando se encuentran aislados y “sin sentido”.

Imagen: Comfreak en Pixabay 



¿Cómo crear historias para estudiar mejor? Cristina, estudiante que realiza vídeos divulgativos sobre estudio en su cuenta de Youtube Tiempo Entre Papeles, nos trae un vídeo sobre cómo crear historias para memorizar, donde propone como punto de partida elaborar una lista con 20 palabras clave y memorizarlas durante 2 minutos.

Os dejamos aquí un divertido vídeo con historias que cuentan algunos médicos sobre su experiencia, creado por Mr. Doctor Oficial.

 

9. Grábate y dale al play

Prueba a grabar un audio (con el móvil, por ejemplo) con los resúmenes e ideas que debas aprender (idealmente, con tus propias palabras). También puedes hacerlo con las historias y las canciones mencionadas en el punto anterior. Escuchar después esos audios te permitirá ir integrando los conocimientos, además de que ¡puedes hacerlo donde sea!

Además, hay expertos que aseguran que ponerse las grabaciones justo antes de ir a dormir (en la cama, con las luces apagadas) también puede ayudar a memorizar, aunque no hay una opinión unánime al respecto.

 

10. Cuida el ambiente

¿Sabías que el ambiente donde estudias puede mejorar enormemente la concentración? Es por ello que deberías cuidarlo, a través de las siguientes ideas:

 

  • La temperatura debe ser adecuada.
  • El lugar debe ser cómodo y tranquilo (sin ruidos).
  • La luz debe estar bien orientada (que no haya sombra), y mejor luz natural.
  • La ventilación debe ser buena.


Si además estudias cada día en el mismo lugar, ¡tu concentración será invencible! Os dejamos aquí una interesante infografía de AulaPlaneta que resume los tips mencionados:

 Imagen: Aulaplaneta

 

11. Prueba con el método clásico

El método clásico de estudio se compone de 5 fases (se pueden ir probando, ya que a cada persona le va bien una cosa u otra). Estas fases incluyen:

  • Lectura rápida: permite hacerse una idea global de las ideas más importantes.
  • Lectura comprensiva y subrayado (de las ideas importantes).
  • Resumen o esquema: resumir lo más destacable usando nuestras propias palabras.
  • Estudio y memorización: lo ideal es realizar lecturas en voz alta de los resúmenes.
  • Repaso: solo o con compañeros; implica "contar" lo aprendido, lo cual nos ayuda a interiorizar mejor.

 

Vamos a centrarnos un momento en el apartado 3: ¿Cómo hacer resúmenes en medicina? La estudiante de medicina Gadea Braceras nos lo cuenta en su vídeo Mis resúmenes MIR. Aquí os dejamos algunas claves para hacerlo:

  • Hacer los resúmenes durante la segunda vuelta del estudio (dedicar la primera vuelta a adquirir una visión global de cada tema).

  • Utilizar los resúmenes para consultas concretas (y no tanto para estudiar en profundidad).

  • Resumir sólo (o con mayor profundidad) los temas importantes (no los temas con poco peso en el examen). Los temas con mayor peso en el examen MIR son (por orden de mayor a menor), según la Academia Curso MIR Asturias:
    • Estadística y preventiva.
    • Digestivo
    • Infeccioso
    • Cardiología.
    • Nefrología y urología.
    • Neumología y c. torácica.
  • Ir probando diferentes maneras de resumir hasta encontrar la que mejor nos funcione.

  • Clasificar los resúmenes según un color (en carpetas, con subrayadores…): por ejemplo con rojo hematología, con gris geriatría, con verde pediatría, (Los colores pueden ser aleatorios, pero si tienen alguna relación con la asignatura, será más fácil de memorizar).

  • Hacer un resumen también de las respuestas de los simulacros.

  • Crear una libreta con ideas y frases clave de los resúmenes, y consultarla para posibles dudas antes de cada simulacro de examen, por ejemplo. Puedes probar estas divertidas Plantillas médicas para complementar los apuntes de tu libreta.

Si el método clásico no te convence, en este vídeo Ian Samir, estudiante de Medicina en Cambridge, nos explica lo que aprendió sobre técnicas y hábitos de estudio durante la carrera de Medicina, (citando también estudios científicos) como que releer muchas veces un mismo texto puede llegar a ser altamente improductivo.

 

 

Más recursos para estudiar medicina

Éstas son solo algunas ideas de dinámicas para estudiar de forma más amena y eficaz, pero si te has quedado con ganas de más, en 10 técnicas de estudio: de las mejores, a las menos efectivas, del blog de Lectura Ágil, encontrarás más técnicas. En el artículo se explica de cada una de ellas lo siguiente: qué es, qué tan efectiva es y cómo usarla o aplicarla. Entre ellas se incluyen: apoyarse en dibujos, subrayar, relectura o auto explicaciones.

También encontrarás algunos tips de estudio en Cómo estudiar el MIR en verano sin morir en el intento, donde hablamos sobre la mejor hora a la que estudiar y sobre cómo aprovechar bien los descansos.

 

Copyright de la foto: Comfreak (Pixabay)

¡Prepara el examen MIR con Mirial!

Descárgatelo y responde a preguntas del examen MIR con tus amigos

Sello de App Store para descargar Mirial Sello de Google Play para descargar Mirial